Saltar al contenido

Bulldog francés

Bull dog francésEl Bulldog francés ha disfrutado de una larga historia como perro de compañía. Creado en Inglaterra para ser un Bulldog en miniatura “pequeño”, acompañó a los fabricantes ingleses a Francia, donde adquirió su apodo de Frenchie. Además de ser un compañero, una vez fue un excelente cazador de ratones, pero hoy en día su principal función es bien distinta, se centra en ser un fabuloso amigo de la familia y un perro perfecto para exposiones caninas.

Características del Bulldog francés

Adaptabilidad
Adiestramiento
Salud y cuidados
Ejercicio
Altura: de 28 a 30 cm( 11 pulgadas a 1 pie) de alto en el hombro
Peso: de 7 kg a 13 kg (16 a 28 libras)
Viven: de 11 a 14 años

Con orejas de murciélago, pero extrañamente bonito, el Bulldog francés tiene un atractivo único. Estéticamente, otras razas son innegablemente más glamurosas y vistosas, pero la belleza está en el ojo de quien lo mira y lo que muchos contemplan en el Bulldog Francés son los atributos que hacen de esta raza uno de los mejores perros de compañía en el mundo actual.

El Bulldog Francés es pequeño pero compacto en complexión con un poderoso cuerpo musculoso. Tiene un pelo corto de fácil cuidado que acompaña perfectamente su personalidad tranquila. Al Bulldog le gusta jugar, pero también le gusta pasar sus días relajándose en el sofá, como podrás adivinar es un perro perfecto para gente vaga que no le gusta mucho salir de paseo, pero le gusta tener una mascota de compañia.

Ese amor por el juego y una actitud relajada se transfieren a sus sesiones de entrenamiento, por lo que estaría genial que tu también fueses una persona tranquila. Los Bulldogs Franceses son inteligentes, y entrenarlos es fácil siempre y cuando lo hagas parecer un juego y mantengas toda la clase divertida. Son pensadores libres y no son una raza para competir en obediencia o agilidad, aunque algunos han aceptado el desafío. Este enfoque de librepensamiento también puede conducir a una naturaleza obstinada, en palabras de andar por casa, son bastante cabezotas y en ocasiones no dan su patita a torcer.

¿Comó es el Bull Dog francés?

Los Bulldog franceses son compañeros amorosos que prosperan en el contacto humano. Si quieres un perro para tener en la calle o al aire libre  durante largos periodos de tiempo, el Bulldog francés no es la raza que estás buscando. Este es un perro que disfruta dando amor a sus compañeros humanos y al que le encanta que le den cariño. Por lo general, se llevan bien con todos, incluidos los niños. Sin embargo, pueden ser territoriales y posesivos con su gente, especialmente en presencia de otros perros. La socialización es una necesidad para esta raza, pero con su compañerismo fácil esta es una tarea agradable.

Con una naturaleza que es tanto humorística como traviesa, el Bulldog Francés necesita vivir con alguien que sea consistente, firme y paciente con todas las travesuras y cosas que lo hacen a la vez frustrante y encantador.

Los Bulldogs franceses son excelentes perros guardianes y alertarán a su gente si hay gente desconocida cerca, por otro lado no es su estilo ladrar sin motivo lo que da una tranqulidad y armonia en la casa perfecta. Pueden proteger su hogar y su familia y algunos intentarán defender a ambos con su vida.

¡El compañero perfecto para casas pequeñas!

Los Bulldogs Franceses no necesitan mucho espacio y les va muy bien en apartamentos o pequeñas viviendas. Un par de caminatas de 15 minutos por día evitarán que tengan sobrepeso. Lo ideal es mantener al Bulldog francés en un entorno fresco y confortable. Es susceptible al agotamiento por calor y necesita un ambiente con aire acondicionado. Este no es un perro que pueda quedarse en la calle en un día caluroso, ya que generalmente debido a su paladar y condiciones particulares suele costarle más o menos respirar.

Los Bulldogs Franceses son maravillosos perros de compañía con una naturaleza suave. Si trabajas desde casa, el Bulldog francés estára feliz y contento simplemente acostandose a tus pies todo el día o seguirte de habitación en habitación. Las personas que los aman los describen como bolas maliciosas y no pueden imaginar la vida sin ellos. Son una presencia constante, y te amarán con toda la fuerza de sus pequeños cuerpecitos, demostrando una y otra vez que la belleza está en el interior.

Historia y origenes del Bulldog francés

El Bulldog Francés se originó en Inglaterra y fue creado para ser una versión de tamaño pequeño “toy” del Bulldog. La raza era bastante popular entre los trabajadores de la ciudad de Nottingham y cuando muchos trabajadores emigraron a Francia en busca de mejores oportunidades, naturalmente trajeron consigo a sus pequeños bulldogs.

El Bulldog francés prosperó en Francia y Europa, y su encanto pronto fue descubierto por los estadounidenses también. En los Estados Unidos vieron su primer Bulldog Francés en el Westminster Kennel Club Show en 1896. La raza fue apodada rápidamente “Frenchie”, y todavía es un nombre cariñoso que se usa hoy en día.

Bull Dog Francés

Personalidad y comportamiento del Bulldog francés

Este es un perro inteligente y amoroso que quiere y necesita pasar mucho tiempo con su gente. Un libre pensador amante de la diversión, el Bulldog Francés lleva bien el entrenamiento cuando se hace de manera positiva con muchas recompensas, elogios y juegos.

El Bulldog del presente es una raza noble y de temperamento apacible. Se le considera una excelente mascota, llegando a ser muy bueno con los niños de la familia, siempre y cuando se respete al perro y no se abuse de su paciencia y tolerancia (Este como cualquier perro, posee instintos naturales de predador y suele haber excepciones). Algunos son buenos guardianes demostrando reservas con los extraños, otros, son tan buenos que agitan la cola y se van con quien quiera llevárselos. Realmente lo único que el Bulldog necesita es un buen plato de comida todos los días y el cariño de su amo. Se le considera un magnífico perro de compañía.

Lo bueno

  • No requiere mucho ejercicio.
  • Se adapta bien a la vida en apartamento o casa.
  • Se lleva bien con otros perros en la casa.
  • Simpático y ocurrente, con buen sentido del humor.

Lo malo

  • Requiere mas entrenamiento del que se pueda esperar (son testarudos e independientes)
  • Puede tener problemas con las rodillas y las caderas (displasia) cuando son adultos.
  • Susceptible a problemas respiratorios – más serios que los ronquidos.
  • Problemas con la vista.
  • Susceptible a problemas del corazón que pueden resultar en ataques cardiacos.
  • El pelo no requiere mucho cuidado, excepto que sí hay que limpiarlo (entre los pliegues) a menudo. Si se abandona este cuidado puede tener serios problemas con la piel.
  • No son muy resistentes al calor. En climas cálidos no se le debe ejercitar mucho.
  • Sueltan babas.

cachorro bull dog francés

Salud y enfermedades comunes en el Bulldog francés

No todos los Bulldog franceses contraerán algunas o todas estas enfermedades, pero es importante conocerlas si estás pensando en tener esta raza.

Displasia de cadera

la hipopsiasis es una afección hereditaria en la que el fémur no encaja bien en la cavidad pélvica de la articulación de la cadera. La displasia de cadera puede existir con o sin signos clínicos. Algunos perros muestran dolor y cojera en una o ambas patas traseras. A medida que el perro envejece, la artritis puede desarrollarse. La detección ortopédica de la displasia de cadera se realiza por la Orthopedic Foundation for Animals o el Programa de mejora de la cadera de la Universidad de Pennsylvania. Los perros con displasia de cadera no deben ser criados. Pídele al criador una prueba de que a los padres se les han realizado pruebas de displasia de cadera y que quedo libre de dudas.

Síndrome braquicefálico

Este trastorno se encuentra en perros con cabezas cortas, fosas nasales estrechas o paladares alargados o blandos. Sus vías respiratorias están obstruidas en diversos grados y pueden causar cualquier cosa, desde la respiración ruidosa o trabajosa, hasta el colapso total de las vías respiratorias. Los perros con síndrome braquicéfalo comúnmente resuenan y resoplan. El tratamiento varía según la gravedad de la afección, pero incluye oxigenoterapia y cirugía para agrandar las fosas nasales o acortar el paladar.

Alergias

Las alergias son un problema común en los perros. Existen tres tipos principales de alergias: las alergias basadas en alimentos, que se tratan mediante un proceso de eliminación de ciertos alimentos de la dieta del perro; alergias de contacto, causadas por una reacción a una sustancia tópica como ropa de cama, polvo de pulgas, champús para perros y otros productos químicos, y se tratan eliminando la causa de la alergia; y alergias inhalantes, causadas por alérgenos transportados por el aire como el polen, el polvo y el moho. El medicamento para las alergias inhalantes depende de la gravedad de la alergia. Es importante tener en cuenta que las infecciones de oído a menudo acompañan a las alergias por inhalación.

Hemivértebras

Esta es una malformación de una o más vértebras que hace que tenga la forma de una cuña o triángulo. Esta malformación puede ocurrir sola o con otras malformaciones de vértebras. Hemivertebra puede ejercer presión sobre la médula espinal. Esto puede provocar dolor, debilidad y / o parálisis. No hay tratamiento para la condición a menos que haya presión de la médula espinal.

Luxación de rótula o patelar

También conocido como “resbalones deslizados”, este es un problema común en perros pequeños. Se produce cuando la rótula, que tiene tres partes: el fémur (hueso del muslo), la rótula (rótula) y la tibia (pantorrilla), no está alineada correctamente y se desliza hacia adentro y hacia afuera (luxa). Esto causa cojera o una marcha anormal (la forma en que se mueve el perro).

Es una enfermedad congénita, lo que significa que está presente en el momento del nacimiento, aunque la desalineación o luxación real no siempre ocurre hasta mucho más tarde. El roce causado por la luxación patelar puede conducir a la artritis, una enfermedad articular degenerativa. Hay cuatro grados de luxación rotuliana que van desde el grado I, una luxación ocasional que causa cojera temporal en la articulación, hasta el grado IV, en la que el giro de la tibia es intenso y la rótula no puede realinearse manualmente. Esto le da al perro una apariencia de piernas arqueadas.

Enfermedad del disco intervertebral (IVDD)

IDD ocurre cuando un disco en la columna vertebral se rompe o se hernia y empuja hacia arriba en la médula espinal. Cuando el disco ingresa a la médula espinal, se impide que las transmisiones nerviosas viajen a lo largo de la médula espinal. La enfermedad del disco intervertebral puede ser causada por un trauma, la edad o simplemente por la sacudida física que ocurre cuando un perro salta de un sofá. Cuando el disco se rompe, el perro generalmente siente dolor y el disco roto puede provocar debilidad y parálisis temporal o permanente.

El tratamiento generalmente incluye medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) hechos especialmente para perros. Nunca le des a tu perro Tylenol u otros AINE para personas, ya que pueden ser tóxicos. En algunos casos, la cirugía puede ayudar, pero debe hacerse dentro de un día o más de la lesión. También puedes preguntarle al veterinario sobre la rehabilitación física. Tratamientos como masajes.

Enfermedad de Von Willebrand

Este es un trastorno sanguíneo que se puede encontrar tanto en humanos como en perros. Afecta el proceso de coagulación debido a la reducción del factor de von Willebrand en la sangre. Un perro afectado por la enfermedad de von Willebrand tendrá signos como hemorragias nasales, encías sangrantes, sangrado prolongado por una cirugía y sangrado prolongado durante los ciclos de calor o después del parto. Ocasionalmente se encuentra sangre en las heces. Este trastorno por lo general se diagnostica en el perro entre las edades de 3 y 5 años y no se puede curar. Sin embargo, se puede tratar con tratamientos que incluyen lesiones por cauterización o sutura, transfusiones del factor von Willebrand antes de la cirugía y evitar ciertos medicamentos.

Paladar hendido

El paladar es el techo de la boca y separa las cavidades nasal y oral. Está compuesto de dos partes, duro y suave. Un paladar hendido tiene una hendidura que se extiende de forma bilateral o unilateral y puede variar en tamaño desde un pequeño orificio, hasta una gran hendidura. Un paladar hendido puede afectar el paladar duro y el suave por separado y juntos y puede causar un labio leporino.

Los cachorros pueden nacer con paladar hendido, o puede haber una fisura en el paladar debido a una lesión. Los paladares con hendiduras son bastante comunes en perros, pero muchos cachorros nacidos con paladar hendido no sobreviven o son sacrificados por el criador. El único tratamiento para el paladar hendido es la cirugía para cerrar el orificio, aunque no todos los perros con paladar hendido necesitan cirugía. Es importante obtener un diagnóstico y recomendación de tratamiento de tu veterinario.

Paladar blando alargado

El paladar blando es la extensión del techo de la boca. Cuando el paladar blando se alarga, puede obstruir las vías respiratorias y causar dificultad para respirar. El tratamiento para el paladar blando alargado es la extirpación quirúrgica del paladar en exceso.
Si estás comprando un cachorro, busca un buen criador que lee enseñe los permisos de salud para ambos padres del cachorro. Las autorizaciones de salud demuestran que un perro ha sido probado y autorizado para una condición particular.

Al compar tu Bulldog francés, tienes que esperar a ver las autorizaciones de salud de la Fundación ortopédica para animales (OFA) para la displasia de cadera (con una puntuación de regular o mejor), displasia de codo, hipotiroidismo y enfermedad de von Willebrand; de la Universidad de Auburn para la trombopatía; y de Canine Eye Registry Foundation (CERF) que certifica que los ojos son normales. Puedes confirmar los permisos de salud visitando el sitio web de OFA (offa.org).

La mejor ropa en oferta para tu Bulldog francés


Cuidados básicos del Bulldog francés

Los Bulldogs Franceses no necesitan mucho ejercicio. Tienen niveles de energía bastante bajos, aunque hay excepciones para cada regla. Sin embargo, para mantener su peso bajo, necesitan hacer ejercicio todos los días a través de paseos cortos o juegos en el jardín. Muchos Bulldogs Franceses disfrutan jugando y pasarán gran parte de su tiempo en diversas actividades, pero no son tan activos  como para necesitar grandes paseos o una forma de gestionar su energia y vitalidad. Esta raza es propensa al agotamiento por calor y no debe hacer ejercicio cuando hace mucho calor. Limítale los paseos y el juego activo e intente sacarlo por las mañanas y las noches.

Al entrenar un Bulldog francés, tienes que tener en cuenta que, aunque son inteligentes y generalmente ansían complacerse, también son librepensadores. Eso significa que pueden ser tercos o muy tercos. Muchas técnicas de entrenamiento diferentes tienen éxito con esta raza, así que no te rindas si un método determinado no funciona; solo prueba una técnica diferente. Para despertar el interés de tu Bulldog francés, intenta que el entrenamiento parezca un juego con mucha diversión y premios.

Es importante entrenar a tu cachorro de Bulldog Francés incluso si lo vas a dejar por casa cuando sea mayor. Independientemente de la raza, los cachorros exploran, entran en sitios que no deberían y mastican cosas que pueden hacerles daño. Puede ser muy caro arreglar o reemplazar los artículos destruidos y todos los gastos del veterinario que te puedan surgir, por lo que un buen entrenamiento es esencial para el bienestar de tu cachorro.

Alimentación del Bulldog francés

La cantidad diaria recomendada es  1 a 1.5 tazas de comida seca de alta calidad por día, dividida en dos comidas.

NOTA: La cantidad que come tu perro adulto depende de su tamaño, edad, constitución, metabolismo y nivel de actividad. Los perros son animales que al igual que las personas no todos necesitan la misma cantidad de alimentos. Casi sobra decir que un perro muy activo necesitará más comida que un perro vago. La calidad de la comida para perros que compras también marca la diferencia: cuanto mejor sea la comida para perros, más se destinará a la nutrición del perro y menos necesitará ir al veterinario.

Comportamiento del Bulldog francés con niños y otras mascotas

Los Bulldgos se llevan bien con los niños, y  gracias a su tamaño no son tan pequeños como para no poder vivir en una casa con un niño pequeño. Dicho esto, ningún perro debería quedarse solo con un niño pequeño. Es de sentido común supervisar y asegurarse de que ninguno de los dos toque ni moleste al otro.

Cuando se socializan con ellos durante la etapa de cachorro, los Frenchies se llevan bien con otros perros y gatos. Los Bulldog franceses demasiado mimados, sin embargo, pueden estar celosos de otros perros, especialmente si esos otros perros son los que están recibiendo la atención.

Bulldog francés
Rate this post